San Miguel Arcangel

El tercer Titular de la Hermandad, tras el Santísimo Cristo y María Inmaculada, es el Arcángel San Miguel. Protector de la Iglesia contra las fuerzas del maligno y príncipe de la milicia celestial, suele ser representado como un guerrero con satanás derrotado a sus pies. Su victoria capitaneando el ejército de Dios está narrada en el libro del Profeta Daniel: “En aquel tiempo surgirá Miguel, el gran Príncipe que defiende a los hijos de tu pueblo. Será aquél un tiempo de angustia como no habrá habido hasta entonces otro desde que existen las naciones. En aquel tiempo se salvará tu pueblo: todos los que se encuentren inscritos en el Libro” (Dan 12, 1).

El presbiterio de la Basílica se encuentra presidido por un gran lienzo en el que se figura el que hoy es titular de la iglesia, San Miguel Arcángel, que aparece representado de manera victoriosa venciendo a Lucifer. La pintura fue encargada para este retablo por el Papa León XIII, su autor es Alejandro Ferrant y está datada en 1897.

Foto 14Alejandro Ferrant y Fischermans (Madrid, 9 de septiembre de 1843 – ibídem, 20 de enero de 1917) fue un pintor español. Estudió con su tío, Luis Ferrant Llausas (1806-1868) en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Igualmente acudió a aprender a Roma (Italia), donde fue pensionado en la primera promoción de pintores de la Academia Española de Bellas Artes. Fue director del Museo de Arte Moderno de Madrid (que en 1971 se integraría en el Museo del Prado).

Junto al lienzo, en la parte superior, enmarcan el cuadro dos ángeles, realizados, al igual que la mayoría de los que hay en los distintos retablos del templo, por Pedro Hermoso, autor asimismo de los medallones que se encuentran a izquierda y derecha del Retablo Mayor.

La Capilla Mayor se halla cubierta por una bóveda de arista y cascarón que, al igual que la que cubre el crucero, fue pintada al fresco en 1752 por los hermanos González Velázquez, A los laterales, hay una serie de pinturas que, junto a la de San Miguel del retablo, forman el grupo de los Siete Arcángeles Mayores, cada uno mostrando sus atributos correspondientes y por los que son identificados. A un lado, Barachiel “El Ayudante”, con rosas blancas en el manto que representan las bendiciones de Dios; Gabriel “El Anunciador”, con una linterna y un espejo de jaspe; y Jehudiel, “El Remunerador”, con un látigo y una corona de oro, en señal de castigo, o recompensa. Al otro lado, Uriel “El Poderoso Aliado”, con fuego a los pies y una espada desenvainada, protegiéndonos del mal; Rafael “El Médico”, portando una píxide y acompañado por Tobías, que lleva un pez; y Sealtiel “El que Reza”, que aparece con las manos juntas en señal de oración. El séptimo es, como hemos dicho, San Miguel “El Victorioso”, en el retablo, que porta un estandarte blanco con una cruz roja mientras vence a Satanás, que está cayendo a sus pies.